Biografía

CURRÍCULUM ABREVIADO

 

Álvaro Barrios (Barranquilla, Colombia), 1945

Estudios: Escuela de Bellas Artes, Barranquilla, Colombia.

Universitá Italiana per Stranieri, Perugia, Italia.

Fondazione Giorgio Cini, Venezia, Italia.

 

Exhibiciones recientes:

2013 “BEING AN ISLAND”, DAAD Gallery, Berlin

2013 “El Mar de las Malvinas” Henrrique Farias Fine Art. Solo Project, ARCO 2013, Madrid

2013 “Sueños que el Dinero puede comprar” Galería Fernando Pradilla. Madrid

2012  “Perder la Forma Humana: Una Imagen Sísmica de los Años Ochenta Latinoamericanos”, Museo Nacional  Centro de Arte Reina Sofía (Octubre 25 – Marzo 11, 2013), Madrid.

“Caribbean: Crossroads of the World”, El Museo Del Barrio, The Harlem Studio Museum, Queens Museum of Art, New York.

2011  “Sistemas, Acciones y Procesos: 1965-1975”, Fundación Proa, Buenos Aires.

“Dreaming”, Henrique Faria Fine Art, New York.

2010  “Latin American Conceptualism I”, Henrique Faria Fine Art, New York.

“Aunque Ud. No Lo Crea!”, Galería Alonso Garcés, Bogotá.

2009  “Dreams About Marcel Duchamp”, Witzenhausen Gallery, Amsterdam.

2008  “Dreams About Marcel Duchamp”, Nohra Haime Gallery, New York.

2007  “New Perspectives in Latin American Art 1930 – 2006: Selections from a Decade of Acquisitions”, The Museum of Modern Art, MoMA, New York.

2004  “MoMA at El Museo: Latin American and Caribbean Art from the collection of the Museum of Modern Art”, El Museo del Barrio, New York.

“Trans/Migrations: Graphics as Contemporary Art”, I Trienal Poligráfica, San Juan, Puerto Rico.

2002  “Los Cincuenta Caminos de la Vida”, Museo Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires.

2001   I Bienal de Buenos Aires, Museo Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires.

2000   “Los Cincuenta Caminos de la Vida”, Centro de Artes Visuales de Lima.

1999   “America Latina: Das Vanguardas ao Fin do Milenio”, Culturgest Center, Lisboa.

 

Selección de Colecciones Públicas:

The Museum of Modern Art, New York.

The Brooklyn Museum of Art, New York.

El Museo del Barrio, New York.

The New York Public Library, New York.

J. P. Morgan Chase Art Collection, New York.

Daros Latin American Collection, Zurich-Rio de Janeiro.

Museum of Modern Art of Latin American, Washington.

National Gallery of Western Australia, Perth, Australia.

Centro Wifredo Lam, La Habana, Cuba.

Museo de Arte del Banco de la República, Bogotá.

Museo Nacional de Colombia, Bogotá.

Museo de Arte Moderno, Bogotá.

 

Distinciones:

2001  Premio Latinoamericano de Pintura e Instalaciones,

I Bienal de Buenos Aires, Museo Nacional de Bellas Artes, Buenos Aires.

1979  Primer Premio, I Trienal Latinoamericana de Grabado, Buenos Aires.

1974   Medalla de Oro, IX Bienal de Tokyo, Tokyo.

 

 

________________________________________________________________

 

CRONOLOGÍA EXTRACTADA DEL LIBRO “SUEÑOS CON ÁLVARO BARRIOS”

 

1945 – 1964

En el acta de registro civil que reposa en los en los archivos de la Notaría Cuarta de Barranquilla dice que «el 27 de octubre de 1945, siendo las 6 de la tarde, nació en el municipio de Barranquilla, República de Colombia, un niño a quien se le dió el nombre de Álvaro, hijo legítimo de Juan B. Barrios Herrera, de profesión odontólogo, y la señora Nelly Vásquez, de profesión hogar, ambos de Cartagena».

 

Sus padres decidieron irse a vivir a Barranquilla a montar un consultorio odontológico, poco después de casarse. Una vez allí, instalados en El Prado, un barrio tradicional de esa ciudad, Barrios empezó la vida escolar en el kínder del hermano de la pintora Cecilia Porras, donde también asistía el artista Manolo Vellojín, con quien inició desde entonces una gran amistad. La primaria y el bachillerato los hizo en el Colegio Biffi, una institución regida por los hermanos de las Escuelas Cristianas de la Salle; allí desarrolló su gusto por el dibujo y especialmente por las tiras cómicas que compraba en la librería. Sobre su niñez recuerda:

 

Mi infancia pasa en una Barranquilla que se mueve en contravía del tiempo, y en la que no había afán para nada […] yo dibujaba todo lo que veía en la calle, desde mi centro de observación que era la terraza de mi casa: las cosas, la gente, los automóviles… y a todo le ponía palomas. Seguí dibujando, dibujando. Mis cuadernos de geografía, historia, matemáticas, tenían una página de tarea y otra de dibujo, y esa fue una constante, incluso hasta la universidad. Y es que mi vida se iba nutriendo de fantasía, producto de los libros de los hermanos Grimm, y de las tiras cómicas que devoraba una tras otra. 1

 

A pesar de escoger la carrera de Arquitectura en la Universidad del Atlántico, Barrios mantenía una estrecha relación con el arte y asistía a clases en la Escuela de Bellas Artes cuando Alejandro Obregón era docente. Él recuerda entrar al salón de clase con sigilo, gracias a una escalera que sus compañeros instalaban en una ventana, ya que no estaba matriculado formalmente. Por esa razón, la secretaria encargada le tenía prohibida la asistencia.

 

1965
Su primera exposición fue en la Galería Casa de Don Benito en Cartagena. Después exhibió en la Galería Picasso de Medellín y en la Casa de la Cultura de Manizales. Barrios comentó al respecto de estas primeras obras: «En 1965 yo estaba interesado especialmente en el sentido de nostalgia que me transmitían las tiras cómicas y fue entonces cuando realicé mis primeros collages con imágenes del mundo de Dick Tracy, pasión que algunos atribuyeron al “espíritu de la época” que en aquellos días se llamaba pop art. Realmente se trataba de la prolongación de una infancia durante la cual seleccioné unas doscientas aventuras recortadas de los diarios, reunidas en forma de rollos, numeradas, fechadas y coloreadas a mano. Yo me dedicaba a trasladar un tipo de arte a otro, pues evidentemente las tiras cómicas, “el gran arte del futuro”, como las llamó Alejandro Jodorowsky, daban a mis dibujos una atmósfera que me llenaba plenamente, de manera que no era importante para mí dar explicación demasiado profunda de esos trabajos» 2.

 

Barrios mandó algunos dibujos a la revista mexicana de poesía latinoamericana El Corno Emplumado y estos fueron publicados para ilustrar el trabajo del poeta Ernesto Cardenal. A través de esta publicación empezaría una larga correspondencia y amistad entre Barrios y el poeta nadaísta Gonzalo Arango. Al respecto, comenta:

 

«Iniciamos una larga amistad por correspondencia, a través de la cual me solicitó que ilustrara algunas de sus obras. Yo me sentía muy halagado, porque ya Alejandro Obregón y Fernando Botero habían ilustrado dos obras de Gonzalo» 3.

 

1966
Realizó su primera exposición individual en Barranquilla: Dibujos, collages y cómics en la galería La Escuela.

 

Participó en el Salón Nacional de Pintura Dante Alighieri realizado en la Galería Colseguros en Bogotá donde obtuvo el segundo puesto por la obra Comedia: un collage de imágenes con los íconos populares y sucesos de la época. Al respecto escribió:

 

«Los críticos, cuando la vieron, decretaron que yo tenía una gran influencia del movimiento pop, y de Lichtenstein. ¡Y era la primera vez que yo oía mencionar estas dos palabras!» 4.

 

Obtuvo el segundo premio en el Salón Regional de Pintura Croydon que se llevó a cabo en el Museo de Arte Moderno de Bogotá.

 

Ganó el primer premio en dibujo del Salón Goya.

 

En octubre, mostró un collage llamado Los días más felices de Supermán en el XVIII Salón Nacional instalado en las salas de la Biblioteca Luis Ángel Arango.

 

Realiza su primera exposición individual en la Galería Colseguros de Bogotá, presentada por Gonzalo Arango.

 

El mundo de Barrios es un mundo psicodélico —para emplear la explicativa palabra de moda—, rico en imágenes que se superponen, se transparentan, se revelan, se insinúan, con el temor de descubrir lo que realmente hay en el fondo, pero que a pesar de todo se ve. En este sentido Barrios comparte ese afán de ocultar lo llamado indecoroso y es un cínico aliado de quienes tratan de disfrazarlo. Pero Barrios resuelve lo suyo con humor y el maquillaje que emplea lo hace patente, inocultable. De ahí que la primera reacción ante sus cuadros es un sentimiento afortunado y feliz por la contemplación de semejante mundo fantástico heredado de Bosch, pero enseguida la visión se destruye al intuir lo que se oculta en el fondo: los mitos y pecados de Barrios, que son los mitos y pecados de todos: la relación entre lo bueno y lo malo que constituye la estructura de toda una sociedad que vive de determinar lo uno y lo otro para guiar puritanamente sus pasos. Entonces el sexo porque significa lo innombrable, el criminal porque es lo vergonzoso y el enfermo mental porque representa lo ineficaz e inútil, se convierten en su galería de personajes que representan las situaciones que él teme, pero que valientemente quisiera acoger con amor, como algo vinculado a nosotros y que es una cosa viviente. Barrios no es un rebelde, pero quisiera rebelarse; quisiera ser un libertino, pero es un formal respetuoso del orden. Entonces toca sus mitos para señalarlos apenas, sin gritos ni ira, y continúa tranquilo de ser lo que es: un tímido burgués a quien lo asusta también el poder de su obra. Pero de todos modos están sus anhelos patentes en los dibujos-collages que fabrica, los anhelos que son los secretos de todos, los vergonzosos secretos comunes a la debilidad de todos los hombres. Y para el público lo inadmisible es encontrarlos entre tanta belleza, igual de reprimidos y como si se tratara de nada. Habrá mayor osadía? 5.

 

1967
Exhibió en la galería El Zaguán de Cartagena su Homenaje a Fea Cristina, una antiheroína de la tira cómica Dick Tracy.

 

Invitado por Marta Traba, realiza su primera exposición individual en el Museo de Arte Moderno de Bogotá.

 

Participó en el XIX Salón Nacional realizado en la Biblioteca Luis Ángel Arango, con la obra titulada Que la dicha y la felicidad le sonrían en el amanecer de cada día del año nuevo de 1930. Este montaje o collage de imágenes logra una insólita sensación de unidad en la que los elementos del cómic y los trazos de tinta forman una imagen contundente y extrañamente atemporal.Gracias al premio del Salón Dante, y a una promoción de la Italian Line que regalaba el tiquete de vuelta en barco a los estudiantes, viajó a Italia y estudió pintura e historia del arte por tres meses en la Universidad de Perugia para extranjeros. Luego estudió Historia del Arte en la Fondazione Giorgio Cini, en Venecia, con Giulio Carlo Argan.Mientras estudiaba en Europa expuso en el Homenaje de los artistas internacionales a Dante en Florencia. También participó en el Tercer Salón Internacional de Cómics organizado por la alcaldía de la ciudad de Lucca.

 

En el verano visita en Foligno la exposición El espacio de la imagen, que le daría la idea para proponerle a Marta Traba la muestra Espacios ambientales que se realizaría el siguiente año en Bogotá.

 

En el otoño, vio por primera vez una obra de Duchamp. Se trataba de Joven triste en un tren en la Fundación Guggenheim de Venecia. Años antes, Barrios había leído algunas teorías del artista en las que el francés afirmaba que el arte era un espejismo que debía estar empapado de poesía y conocimiento. Esta idea lo influenció profundamente y sería el inicio de una constante reflexión en torno a la obra de Duchamp. También le interesaron algunas teorías y pinturas del surrealismo, especialmente El jinete perdido de René Magritte 6, aunque él aclara que las verdaderas bases surrealistas en su trabajo provienen de su infancia en Barranquilla y de su cercanía con los poetas nadaístas.

 

1968
Al regresar de Europa instala una muestra individual en la Galería Marta Traba; en el catálogo de esta exposición se publica una entrevista, hecha el año anterior en París, donde el artista manifiesta: «Sí, lo cursi, lo estrafalario, son elementos claves de mi obra; uno vive siempre en el peligro de aislarse de las cosas comunes, porque nuestra civilización tiene un afán desenfrenado de cultura» 7.

 

En diciembre se inauguró la muestra organizada por Marta Traba en el Museo de Arte Moderno de Bogotá llamada Espacios ambientales. Además de Barrios, participaron los artistas Santiago Cárdenas, Ana Mercedes Hoyos, Feliza Bursztyn y el maestro de obra Víctor Celso Muñoz. Se realizaron piezas destinadas para espacios específicos que permitían, de distintas maneras, la participación del público. Estas obras se denominaron «ambientes», y fueron precursoras de la «instalación» en Colombia. En esta ocasión Barrios presentó Pasatiempo con luz intermitente, una obra compuesta por sillas metálicas plegables de color rojo, dispuestas a la manera de un teatro; cada una tenía ensamblado un bombillo del mismo color en el espaldar que se prendía y apagaba con intermitencia. En frente de las sillas puso una esfera de dos metros de diámetro integrada por papeles de tiras cómicas. Un par de manos hechas con guantes y sosteniendo una tijeras en actitud de recortar los cómics salía del espaldar de una silla y un picadillo de tiras cómicas bajaba por la escalera hasta la entrada del Museo.

 

A mí no me parece que haya sido una obra extraordinaria y su nombre Pasatiempo con luz intermitente es pertinente, porque al fin de cuentas fue un poco eso, un pasatiempo, aunque no me lo propuse así. […] Sin embargo, la sola reacción que provocó en los estudiantes que la destruyeron al día siguiente demuestra que no era una obra inocua 8.

 

La hipertrofia del quehacer artístico en desmedro de sus significados, y el sentido duro, descarado y olímpico que reviste merced a tal crecimiento, se advierten también en la obra de un dibujante excepcional: Álvaro Barrios. Introductor de los cómics en el arte actual colombiano. Barrios usó con un desenfado sorprendente ese repertorio que, desde las fotografías de Rodolfo Valentino hasta las burbujas donde Superman deposita sus amenazantes propósitos, vive de los aspectos más pintorescos del siglo XX, siempre que dicho pintoresquismo haya partido de las clases más esnobistas y sofisticadas de la sociedad. Su capacidad personal para integrar tintas y recortes pegados y la maleabilidad de su diseño que tan pronto resuelve a la perfección un calco de fotografías antiguas como se retuerce en las concepciones viscerales de la neofiguración, lo proyectan mucho más allá del nivel de mediocre de los simples adaptadores de recursos a sus propósitos técnicos, sino que los aprovecha y exprime hasta el máximo para que den un alto tono satírico que carece de objetivo preciso pero va dirigido contra todo y todos. Al revés de Pedro Alcántara, sin embargo, no es un crítico, sino un humorista sin crueldad. Por eso, si sus imágenes podrían ser afiliadas en la neofiguración, carece por completo del espíritu de ese grupo y nada ágilmente con la corriente del Pop. En él, como en todos los anteriores, con excepción de Ana Mercedes Hoyos, el espíritu dramático desaparece. Haciendo girar festivamente la doble máscara del drama, escogen la comedia. Barrios es un comediante notable que ya en su segunda exposición individual (1968) se desprende de las adherencias plásticas del primer período (color, collages, cómics) para dedicarse a un dibujo más limpio, más inesperado en sus detalles imaginativos y más empapado de una buscada cursilería de buen tono que lo acerca al arabesco del art nouveau; y de allí salta sin esfuerzos a copias y ensamblajes donde triunfa sin reticencias el kitsch.

 

De las síntesis corrosivamente humorísticas de Beatriz González a los dibujos con incrustaciones plateadas de donde Álvaro Barrios hace nacer cadenas, cabelleras, rostros, cuerpos, más o menos trenzados e irreconocibles, se recorre una rampa que asciende hacia la sofisticación plena 9.

 

1969
En el XX Salón de Artistas Colombianos realizado en Bogotá, surgió una agitada polémica. Los artistas no aceptados, críticos e incluso algunos de los participantes se declararon en desacuerdo con la selección y adjudicación de los premios. «David Manzur declinó la mención que el jurado le había concedido, Bernardo Salcedo y Álvaro Barrios cubrieron sus obras con telas negras y este último rechazó también el tercer premio, ofrecido por la Sociedad Colombiana de Artes Plásticas» 10. Ese año Marta Traba convocó a un evento paralelo con los artistas rechazados, que se llevaría a cabo en el Museo de Arte Moderno de Bogotá. No obstante el rector de la Universidad Nacional no lo permitió puesto que la sede del museo estaba ubicada en la Ciudad Universitaria. Esto generó roces entre las dos instituciones y planteó la necesidad de autonomía del museo.

 

La obra Tarjeta sepia que participó en el XX Salón fue un collage tridimensional, ensamblado en una caja de madera. En este trabajo mezcla diferentes técnicas del dibujo en grafito y tinta, configurando relieves a partir de la extrapolación de recortes en los dibujos.

 

Expuso en la Alianza Colombo-Francesa de Barranquilla. En el catálogo, Barrios remplazó su fotografía por la del actor estadounidense Clint Eastwood. Este es el primer indicio del interés del artista en el cambio de identidad incentivado por Marcel Duchamp, quien en 1921 creó a Rrose Sélavy, su seudónimo femenino.

 

Tuvo una muestra individual en el Museo La Tertulia de Cali.

 

Exposición de dibujos en la Sala de Exposiciones del Banco de la República, sede Barranquilla.

 

1970
Participó en la II Bienal de Coltejer en Medellín con el dibujo tridimensional titulado Tarjeta-estuche en memoria de Brian Jones.

 

Hizo parte de la Exposición Panamericana de Artes Gráficas organizada por el Museo de La Tertulia en Cali.

 

Inicia su carrera como catedrático en la Facultad de Arquitectura de la Universidad del Atlántico y en la Escuela de Bellas Artes de Barranquilla.

 

1971
Fue escogido para representar a Colombia en la VII Bienal de París. En esta ocasión exhibió un ambiente titulado El Mar Caribe: sesenta hojas de papel con serigrafías del azul correspondiente al color del mar utilizado en los mapas convencionales a las que añadió las coordenadas de una ubicación específica en el mar Caribe. Estas serigrafías azules cuelgan como prendas de vestir, en cuerdas que van por encima de las cabezas del público. En el catálogo y afiche de la bienal explican: «nacida en un medio de tradición pictórica, la obra de Barrios se explica a través de una serie de factores históricos, en el interior del desarrollo del arte colombiano de los 30 últimos años. Como la mayoría de países de Latinoamérica, Colombia ha vivido un periodo, de transición entre su propia expresión artística y la del mundo contemporáneo» 11.

 

Hizo parte de la I Bienal Americana de Artes Gráficas del Museo La Tertulia en Cali.

 

1972
Participó en la III Bienal de Coltejer en Medellín.

 

Expuso en Hacia un perfil del arte latinoamericano en el Museo Emilio Caraffa de Cordoba, Argentina. Un año más tarde, esta exposición fue llevada a la Galería Amadís en Madrid.

 

En junio, tres periódicos de Barranquilla: Diario del Caribe, El Heraldo y El Nacional publican avisos publicitarios hechos por Barrios para la Cafetería Almendra Tropical. El artista pensó que la incursión en un medio de comunicación como el periódico haría masiva su producción y de esta forma llegaría a miles de lectores. Declaró estas impresiones como originales y las firmó gratuitamente a vuelta de correo para el público interesado. Así surgió el concepto de los Grabados populares, una serie que rompió con las ideas de los grabados de edición limitada y en la que se interesarían importantes instituciones como el Museo de Arte Moderno de Nueva York y revistas especializadas 12.

 

1974
Participó en la IX Bienal de Tokio, donde lo premiaron con la Medalla de Oro por uno de sus Grabados populares. Este grabado fue publicado el 3 de octubre en el Diario del Caribe de Barranquilla.

 

Crea y dirije la galería Álvaro Barrios en sociedad con Ricardo González Ripoll y Guillermo Marín.

 

Es nombrado director de la Escuela de Bellas Artes de Barranquilla.Expuso en Art Systems in Latin Americaen el Palais des Beaux Arts en Bruselas y poco después en el Institute of Contemporary Arts en Londres.Hizo parte de la exposición Latin American Art en la Facultad de Artes Plásticas de la Universidad de Hamburgo, Alemania.

 

Participó en Arte de Colombia en Caracas, en la Fundación Eugenio Mendoza de Caracas.

 

1975
Fue escogido para representar a Colombia en la XIII Bienal de São Paulo.

 

Participó en el I Coloquio Latinoamericano de la Comunicación realizado en Buenos Aires, publicó en la gacetilla de este coloquio un Grabado popular.

 

Expuso en Art and ideology in Latin Americaen el Agora Studio, Maastrich, Holanda.

 

1976
Participa en la VI Bienal de Cracovia con un Grabado popular publicado el 20 de febrero en El Heraldo de Barranquilla.

 

El Grabado popular publicado el 6 de mayo en el periódico El Pueblo es incluido en la Bienal de Cali.

 

1977
Realizó una exposición conjunta con Beatriz González en el Museo de Arte Moderno de Bogotá. El 27 de febrero publicó un Grabado popular en El Espectador.

 

Forma parte de la exposición Los novísimos colombianos en el Museo de Arte Contemporáneo Sofía Imbert, Caracas.

 

Participa en la Bienal de Maracaibo con el Grabado popular publicado en junio en la revista Laura de Bogotá. También en la Bienal de Grabado de Cali y en la exposición Colombian Figurative Graphics, en el museo de arte de la Universidad de Texas, Estados Unidos.En el Museo de Arte Moderno de Bogotá firmó gratuitamente 600 catálogos que, al igual que los Grabados populares, tenían el número del ejemplar y la edición.

 

1978
Comenzó a trabajar en la serie que llamó Sueños con Marcel Duchamp. En un principio esta obra funcionó como un grabado que se reprodujo en la prensa con la foto de perfil del artista francés, unas líneas para llenar en frente del rostro, la firma de Barrios y las instrucciones que invitaban al lector del diario a escribir un sueño. Posteriormente realizó una segunda versión de la misma obra donde el artista escribió sus propios «sueños», redactados con una caligrafía cuidadosa. En esos textos se construyen ficciones donde se relacionan los variados intereses de Barrios: la historia del arte, el esoterismo, la fantasía, lo surrealista, la idea como arte, todo expresado con gran sentido del humor 13.

 

Desde este momento el interés particular por la obra de Marcel Duchamp abre distintas líneas de operación e investigación en la producción artística de Barrios.

 

1979
Participó en la I Trienal Latinoamericana de Grabado de Buenos Aires, donde obtuvo el Gran Premio con uno de sus Grabados populares. Este fue publicado en agosto en el periódico El Mundo de Medellín.

 

1980
En mayo realizó una exposición conjunta con Juan Camilo Uribe en el Museo de Arte Moderno la Tertulia de Cali. Presentó su versión de la obra El gran vidrio de Duchamp. Esta interpretación consistía en una estructura de vidrio, madera y aluminio donde Barrios incluyó recortes, objetos, dibujos y pinturas de obras hechas desde 1964 hasta la fecha. Se fundó en primera instancia en la impresión visual que le dejó el trabajo del francés, y luego en la lectura de la Caja verde que recoge textos sobre el mismo y en interpretaciones de diferentes autores, en particular la de Octavio Paz: «Marcel Duchamp o El Castillo de la Pureza.» 14

 

Por otra parte en esta exposición Barrios enfatizó su interés personal por la filosofía y el ocultismo al escribir: «La misma presentación de mi catálogo era la transcripción de una sesión espiritista que alude al uso de la literatura en mis Sueños con Marcel Duchamp».

 

Para el catálogo de esta muestra incluyó una fotografía de dos personas disfrazadas de Marcel Duchamp y Rrose Sélavy. Al respecto afirmó: «Las personas que representan a estos dos personajes hacen el cambio de identidad solo en concepto, pues en la fotografía continúan siendo físicamente los mismos». 15

 

Durante el montaje del Pequeño Gran Vidrio de Barrios en Cali, surgió otra obra que llamó Sueño con el espíritu guía del Gran Vidrio. Era la sombra magnificada y proyectada del objeto en la pared. En esta muestra también se presentaron tres obras tituladas Marcel Duchamp enseña a Francis Picabia su Gran Vidrio en el Museo de Arte de Filadelfia, Richard Hamilton enseña a Marcel Duchamp su versión del Gran Vidrio en la Tate Gallery y Álvaro Barrios enseña a Marcel Duchamp y a Richard Hamilton su versión del Gran Vidrio en el Museo La Tertulia.

 

Tres meses después trasladó su Pequeño Gran Vidrio a la Galería Garcés Velázquez de Bogotá. En el transporte se fracturó el cristal, al igual que ocurrió con la obra del francés. Barrios relata al respecto: «Aunque estas y otras coincidencias podrían ser consideradas banales en relación con el valor mismo de mi trabajo sobre Duchamp, a nivel personal y como primer “testigo ocultista” de mi propia obra no dejan ellas de enriquecer las investigaciones esotéricas iniciadas por mí en 1972». 16

 

«En mi exposición de la Galería Garcés Velázquez [Bogotá, 1980] se hizo evidente mi falta de interés en lo que se conoce como “estilo” en la obra de un artista: Dibujos, acuarelas, objetos, cartas, fotografías, hojas volantes, proyecciones de sombras, etc., integraban un conjunto heterogéneo con el común denominador del tema Duchamp.» 17

 

Muestra su obra en la Galería Nueve de Lima.

 

En noviembre Barrios montó la exposición Raros, preciosos y bellos en el Centro de Arte Actual de Pereira. Esta muestra es uno de los proyectos derivados del trabajo Sueños con Marcel Duchamp, porque parte de la idea de imaginar a Duchamp proponiendo un Museo de Arte Malo donde, como su nombre lo indica, se pondrían todas las obras descartadas por la crítica, bien sea la tradicional o la vanguardista. En la exposición se mostraron objetos encontrados y coleccionados por el artista, que tenían un valor afectivo o simbólico en años anteriores pero se habían perdido en la memoria. De esta manera los rescata para que el espectador construya relaciones distintas con objetos comunes presentados como arte. También, se convertía en decisión del público si la muestra cumplía o no una función artística. Al respecto comentó:

«Yo pensé convertir estos raros, preciosos y bellos objetos en buenas obras de arte, porque yo quería ser un buen artista en todo momento. Y para justificar la inclusión de ellos en un museo, pensé en el aforismo de Marcel Duchamp sobre la transformación de cualquier cosa en Arte cuando es el artista quien realiza la escogencia de la cosa, pero después medité que quizá no valiera la pena el esfuerzo» 18. En el catálogo de esta exposición, un amigo lo suplantó para la fotografía (retrato de compensación).

 

Realiza la curaduría de la exposición titulada Un arte para los años ochenta que recorrió el país desde este año hasta 1981. Comenzó en el Museo de Arte Moderno La Tertulia de Cali, pasó por el Centro de Arte Actual de Pereira y concluyó la gira en la Galería Garcés Velázquez de Bogotá.

 

1981
Se llevó a cabo su retrospectiva en la Sala Cultural Avianca, en Barranquilla. «Al proponerme la empresa Avianca una retrospectiva de veinte años surgió mi proyecto de una “retrospectiva falsa” en la cual pudiera yo realizar, en 1981, obras de todos mis “estilos” desde 1965 —año en que adquirí a conciencia la enfermedad del estilo —mezclándolos, alterándolos e inventando para ellos unas antinormas que me permitieran todas las licencias que no tuve cuando ellos surgieron». 19

 

Participa en la IV Bienal de Grabado de San Juan.Presentó el proyecto Las obras de arte muy malas son muy buenas desde el Museo Duchamp del Arte Malo para la IV Bienal de Coltejer en Medellín. «Consistía en una obra original de Fernando de Szyszlo y adjunta a esa obra iba la correspondencia cruzada entre el director de la Bienal y yo [Barrios]. La teoría es que hay dos tipos de crítica, una conservadora para la cual toda investigación vanguardista es mala […] Lo contrario es la crítica de vanguardia que considera buenas las obras de investigación y búsqueda y considera malas las obras académicas. La dinámica entre las dos posiciones convalida todo». 20

 

1982
Participó en Kunster aus Lateinamerika, en la galería Daad en Berlín.

 

1983
Participa en la Feria Arco 83 realizada en Madrid, España.

 

Fue parte de la muestra Artists Books, en el Franklin Furnace en Nueva York.

 

Comenzó a trabajar la serie de acuarelas sobre Canaletto y Duchamp en Venecia: Instalación de un monumento público en Venecia y Llegada de una obra de Marcel Duchamp a Venecia. Las imágenes presentan a las obras de Duchamp magnificadas, convertidas en grandes monumentos diseminados por la ciudad.

 

1984
Participó en la I Bienal de La Habana, Cuba.

 

1985
Participó en la Norwegian International Print Biennale, Fredrikstad, Noruega.

 

1986
En mayo presentó Veinte años entre la Idea y el Sueño su retrospectiva en el Museo de Arte Moderno de Bogotá, con más de un centenar de obras por todo su recorrido plástico.

 

«Esta retrospectiva comprende desde la época de los dibujos teñidos con té, hechos a plumilla. Este fue un periodo neofigurativo, combinado con algunos de los elementos de tiras cómicas que luego derivaron hacia un dibujo en blanco, negro y rojo. Más adelante, en la década del 70, incluyen el uso de la luz eléctrica, así como los trabajos realizados a principios de 1980 cuando empiezo mi investigación sobre Marcel Duchamp». 21

 

También presentó la serie titulada Una retrospectiva falsa, exhibida dentro del proyecto del Museo Duchamp del Arte Malo.

 

Fue nombrado curador, junto con Alberto Sierra, de la exposición Colombian Contemporary Art en Mall Galleries, Londres, y el Palais des Beaux Arts de Bruselas.

 

Participó en la muestra itinerante Cien años de arte colombiano en Río de Janeiro, São Paulo y Roma.

 

Hizo parte de la exhibición Dibujar en cinco tiempos junto a Beatriz González, María de la Paz Jaramillo y Óscar Muñoz en la galería Siete Siete de Caracas, Venezuela.

 

1987
Se realizó una retrospectiva de su obra gráfica en el Museo de Arte Moderno de Cartagena y una exposición individual en la galería Salammbo en París, basada en los desnudos del fotógrafo alemán Wilhem von Gloeden.

 

1988
Empieza a integrar el comité asesor para elegir los participantes de la I Bienal de Bogotá en el Museo de Arte Moderno.

 

Exhibe toda su obra sobre Duchamp en la muestra individual titulada Una pequeña antología en la Sala Mendoza de Caracas, Venezuela.

 

1989
En marzo muestra su Retrospectiva falsa en la Galería Alfred Wild. «Los cuadros que presenta en Bogotá, aparentan haber sido hechos entre 1964 y 1989, aunque todos fueron realizados el año pasado. Cada uno guarda una revisión de su propia historia. El arte es una máquina del tiempo. Viaja y retoma cualquier imagen del pasado y la trae al presente. Por eso la obra de Barrios debe observarse con imaginación y libertad. Porque sus imágenes unen dos remotas realidades, donde no importan ni la verdad ni la mentira sino la posibilidad de estar presente». 22

 

1990
Exhibe en el Museo de Arte Moderno La Tertulia de Cali y en el Museo Bolivariano de Arte Contemporáneo en Santa Marta, Colombia.

 

Su obra fue incluida en la exposición Arte contemporáneo colombiano instalada en el Museo Fuji de Tokio, Japón.

 

Participó en la muestra Figuración, fabulación: 75 años de pintura en Latinoamérica en el Museo de Bellas Artes en Caracas, Venezuela.

 

1991
Exhibió en el San Diego Museum of Art, dentro de la muestra Latin American Drawings Today.

 

1992
Participó en Expo-Sevilla 92, como parte de la representación del Arte Colombiano Contemporáneo en el Pabellón de las Artes, Sevilla, España.

 

Presentó su muestra individual titulada Historias sagradas contadas otra vez en la Galería Alfred Wild de Bogotá.

 

1993
Participa en el XXXV Salón Nacional de Artistas, realizado en Bogotá, Colombia.

 

1994
Participa en el XXXVI Salón Nacional de Artistas. Bogotá, Colombia.

 

Es incluido en El juguete, una muestra organizada por la Galería El Museo de Bogotá.

 

1995
Exhibió en la Sala de Arte de Suramericana de Seguros en Medellín la serie Los cincuenta caminos de la vida. Estas obras retoman la técnica del collage, basándose en una reproducción litográfica de un paisaje realizado por el artista colombiano del siglo XIX Francisco Antonio Cano. El crítico de arte Alberto Sierra dice que estos collages «pueden leerse como las páginas de un diario por donde desfila parte de su singular sentido del humor, el interés por lo espiritual que se oculta en los símbolos del mundo aparente y la ficción puesta al servicio de su rara poética». 23

 

1996
Participó en la exposición América Latina 96 en el Museo Nacional de Bellas Artes en Buenos Aires, Argentina.

 

Instaló su serie Los Cincuenta Caminos de la vida en la galería Garcés Velázquez de Bogotá. El texto del catálogo escrito por Alberto Sierra resalta que «el título de la serie alude a la conocida metáfora de que la vida es un camino, o muchos caminos y los conceptos que dan título a cada obra, escritos al óleo sobre los marcos, son invitaciones a la meditación, puertas abiertas a nuevos mundos. Para Barrios, sin embargo, no se trata simplemente de un “caminito que el tiempo ha borrado”, como diría Juan de Dios Filiberto, sino una idea más cercana a la frase de Gonzalo Arango: «no te importe la meta, que es efímera, sino el camino, que es eterno». 24

 

1997
Participó en la exposición organizada por la Biblioteca Luis Ángel Arango Do it —Hágalo usted mismo.

 

La Biblioteca Luis Ángel Arango de Bogotá adquiere la colección completa de sus Grabados populares y organiza la exposición titulada Obra gráfica de Álvaro Barrios que incluye una nueva versión de la obra El Mar Caribe. El artista dicta una conferencia sobre sus Grabados populares dentro del marco de la misma.

 

La serie Los cincuenta caminos de la vida recorre el país. Se presenta en el Museo de arte Moderno La Tertulia de Cali, en el Museo de Arte de Pereira, en el Museo de Arte Moderno de Cartagena y en el Museo de Arte Moderno de Barranquilla.

 

1998
El Museo Nacional de la Estampa, de Ciudad de México, realiza la exposición: Obra gráfica de Álvaro Barrios.

 

Dentro del marco del premio Luis Caballero presenta la obra Ars Longa Vita Brevis, una instalación en la que dispuso, sobre el piso de la Galería Santafé, grandes letras en madera y carbón que forman la frase de Hipócrates que le da nombre a la obra. Sobre la pared cuelgan seis obras originales de artistas muertos, mientras suena insistentemente la canción «O Caritas» de Cat Stevens. Al respecto Alberto Sierra comenta: «Ars Longa Vita Brevis fue una obra que sentí como un compromiso espiritual con una generación y un grupo humano que trabaja alrededor del arte. Una mirada sobre el artista y la permanencia de su discurso en la sociedad, la fragilidad y el ansia de permanecer, sin que la permanencia implique eternidad. Una búsqueda de la poesía entre lo que es fugaz y lo que permanece. Las obras y la memoria de Andy Warhol, Salvador Dalí, Francisco de Goya, Jean Tinguely, Carlos Rojas o Luis Caballero y la música de Cat Stevens, crearon un momento sobrecogedor que hacía olvidar los objetos mismos como obras de arte, sometiéndolos a ser recuerdos inmediatos, vitales y profundos, que daban sentido a las últimas décadas». 25

 

1999
Participó en América Latina: Las vanguardias al final del milenio en Culturgest Center de Lisboa, Portugal.

 

Su obra fue incluida en la exhibición Arte y violencia en Colombia desde 1948 del Museo de Arte Moderno de Bogotá.

 

Exhibió en la muestra colectiva El paisaje interpretado en la Biblioteca Luis Ángel Arango de Bogotá.

 

Participa en la muestra Cuerpos pintados en el Museo de Historia Natural de Nueva York, Estados Unidos.

 

2000
Presenta Los cincuenta caminos de la vida, en el Centro de Artes Visuales de Lima, Perú.

 

Realiza la curaduría Arte contemporáneo del Caribe colombiano, exhibición itinerante que empieza en Casa de las Américas de La Habana, Cuba, y continúa en Museos de Maracaibo, Puerto España y Jamaica.

 

El Instituto Distrital de Cultura y Turismo de Bogotá publica su libro Orígenes del arte conceptual en Colombia, ganador del premio de Ensayo histórico sobre el arte colombiano de fín de milenio.

 

2001
Recibió el Premio Latinoamericano de Pintura y Técnicas Mixtas en la I Bienal de Buenos Aires del Museo Nacional de Bellas Artes en Buenos Aires, Argentina. En esta ocasión, el premio internacional es obtenido por Joseph Kosuth y el premio de video por Nam June Paik.

 

2002
Llevó Los cincuenta caminos de la vida al Museo Nacional de Bellas Artes en Buenos Aires, Argentina, donde dicta una conferencia sobre sus Grabados populares.

 

2004
Participó en la I Trienal Poligráfica de San Juan titulada «Trans/Migrations: Graphics as Contemporary Art». Allí exhibe una nueva versión de su obra El Mar Caribe. Para esta ocasión seleccionó el fragmento de mar que separa a Puerto Rico de la Florida y el que lo une con Latinoamérica. En el Paraninfo de la Universidad de Puerto Rico dicta una nueva conferencia sobre los Grabados populares.

 

El Mar Caribe es una de las primeras instalaciones realizadas en Colombia y, sin duda, la única desplegada enteramente con grabados. El Mar Caribe consiste en una serie de hojas, serigrafiadas por ambas caras, con un rectángulo azul profundo, las cuales quedan colgadas en filas por encima del nivel el espectador; se instalan en un sitio de paso, de tal manera que se puedan ver desde ambas direcciones en que el público circule. Cada serigrafía está firmada, siendo inscrita en una de sus caras con la latitud y longitud de un mar determinado y en la opuesta con las coordenadas de otro mar diferente. Para la I Trienal Poligráfica de San Juan, Álvaro Barrios realizó una nueva versión tanto en la impresión de los grabados como en su ubicación geográfica. Esto es, las coordenadas se refieren a dos mares que para Puerto Rico poseen características simbólicas diferentes: el que distancia a la Isla de los Estados Unidos y aquel que la une al resto de América Latina. En el contexto de una doble pertenencia de orden político y cultural, la instalación de Barrios sugirió una especial resonancia en Puerto Rico, donde el mar se convierte en signo, tanto de su independiente insularidad, como de su relación histórica con el continente. 26

 

Un conjunto considerable de sus Grabados populares es adquirido para la colección del Museo de Arte Moderno de Nueva York.

 

Participó en la muestra MoMA at El Museo: Latin American and Caribbean Art from the collection of the Museum of Modern Art, en El Museo del Barrio, Nueva York, Estados Unidos.

 

2006
El Museo Nacional de Colombia adquiere una serie de sus Grabados populares.

 

Instala una muestra individual en la Galería Mundo de Bogotá.

 

2007
Una parte de sus Grabados populares y Sueños con Marcel Duchamp son incluidos en la exposición New Perspectives in Latin American Art 1930-2006: Selections from a Decade of Acquisitions, del Museo de Arte Moderno de Nueva York, Estados Unidos.

 

Realiza la curaduría de la muestra titulada Orígenes del arte conceptual en Colombia instalada en el Museo de Antioquia en Medellín. Está exhibición fue pensada desde el libro con el mismo nombre escrito por Barrios, donde se guardan las reflexiones de los artistas participantes en la muestra de Espacios ambientales que se montó en 1968 en el Museo de Arte Moderno de Bogotá.

 

2008
Es invitado a leer sus Sueños con Marcel Duchamp en The Celeste Bartos Theater del Museo de Arte Moderno de Nueva York, dentro del programa Modern Poets organizado por el Departamento de Educación de esa institución, en compañía de Fernando Bryce.

 

Realiza una muestra individual en Nohra Haime Gallery de Nueva York, titulada Dreams About Marcel Duchamp.

 

El 19 de noviembre el periódico The Village Voice de Nueva York publica un Grabado popular que se distribuye gratuitamente y es firmado en Nohra Haime Gallery.

 

El 30 de noviembre el periódico El Tiempo de Bogotá publica la edición más grande de un Grabado popular, integrada por 465.000 ejemplares que son firmados gratuitamente.

 

2009
Realiza una muestra individual en Jacob Witzenhausen Gallery de Ámsterdam. Con este motivo se publica el primer Grabado popular que puede ser descargado de internet y es firmado gratuitamente la noche de la inauguración.

 

2010
Presenta su muestra individual ¡Aunque Ud. no lo crea! en la Galería Alonso Garcés de Bogotá. Con este motivo, se edita un Grabado popular en forma de hoja volante.

 

La fundación Daros Latin America de Zurich decide adquirir un conjunto de obras suyas.

 

Es incluido en la muestra Latin American Conceptualism I en la galería Henrique Faria Fine Art de New York.El banco J. P. Morgan Chase de New York adquiere una obra suya para su coleccion de arte internacional.

 

2011
Se lleva a cabo la exposición Dreaming en la Galería Henrique Faria Fine Art de Nueva York, desde el 3 de marzo al 9 de abril.

 

Se editan las hojas de El Mar Caribe como Grabado popular.

 

Se publica un Grabado popular en la revista Arte al Día Internacional.

 

El Fondo Editorial del Museo de Antioquia publica la segunda edición de Orígenes del arte conceptual en colombia.

 

Álvaro Barrios es invitado a la Bienal de Estambul, Turquía.

Notas

1.    Barrios, Álvaro. Sus sueños pinturas son, en Revista Diners, año XXVI No. 245, Bogotá, agosto de 1990.
2.    Barrios, Álvaro, «Génesis de una idea», en Re-vista de Medellín.
3.    Barrios, Álvaro, «Conversación con Álvaro Barrios», en Orígenes del arte conceptual en Colombia, 1968-1978. Bogotá: Alcaldía Mayor, 2000, pág. 71
4.    Barrios, Álvaro, Sus sueños pinturas son, en Revista Diners, año XXVI, No. 245, Bogotá, agosto de 1990.
5.    Olarte, F. en «Cuatro monstruos viscerales», en Magazín Dominical, El Espectador, 10 de julio de 1966.
6.    Barrios, Álvaro, “Génesis de una idea”, Exposición Retrospectiva de Álvaro Barrios 1961-1981, Sala Cultural de Avianca, Barranquilla, 1981.
7.    Catalogo de la exposición: Álvaro Barrios, Algunos documentos, Galería Marta Traba, Bogotá, 1968.
8.    Barrios, Álvaro, «Conversación con Álvaro Barrios», en Orígenes del arte conceptual en Colombia, 1968-1978. Bogotá: Alcaldía Mayor, 2000, pág. 77
9.    Traba, Marta. Historia abierta del arte colombiano. Bogotá: Instituto Colombiano de Cultura, primera edición, 1984, págs 250-251
10.    Calderón, Camilo. 50 años Salón Nacional de Artistas, Bogotá: Instituto Colombiano de Cultura, 1990, página 171.
11.    Catálogo de la exposición: VII Bienal de París, Instituto Colombiano de Cultura, Imprenta Nacional, 1971.
12.    Catálogo de la exposición: Obra gráfica de Álvaro Barrios, Banco de la República, Biblioteca Luis Ángel Arango, Bogotá, 1997.
13.    Barrios, Álvaro, Génesis de una idea, Exposición retrospectiva de Álvaro Barrios 1961-1981, Sala Cultural Avianca, Barranquilla. Catálogo, octubre de 1981.
14.    Barrios, Álvaro. Génesis de una idea. Salón cultural Avianca Barranquilla. Catálogo, octubre 1981.
15.    Ibídem.
16.    Ibídem.
17.    Ibídem.
18.    Raros, preciosos y bellos. Álvaro Barrios. Centro de Arte Actual de Pereira. 7 de noviembre de 1980.
19.    Ibídem.
20.   Galindo, Margarita. 25 años de trabajo cuelga Barrios en MAM de Bogotá. Dominical, El Heraldo. 4 de mayo de 1986. Barranquilla. Página 3-b
21.    Ibídem.
22.    Escallón, Ana María, El arte es la máquina del tiempo en La Prensa, 19 de febrero de 1989, pág. 28.
23.   Catálogo de la exposición: Los cincuenta caminos de la vida, Obras recientes de Álvaro Barrios, Sala de Arte Suramericana de Seguros, Medellín, 1995.
24.   Catálogo de la exposición: Álvaro Barrios, Los cincuenta caminos de la vida, Galería Garcés Velásquez, Bogotá, 1996.
25.   Catálogo de la exposición. Premio Luis Caballero 1998.
26.    Roca, Jose Ignacio. Mar Caribe. Catálogo de la I Trienal poligráfica de San Juan.